Improvisar, ¿un arte o un problema?…

Depende de las circunstancias y la situación en la que se genere.

En música es un arte en tanto se puede ejecutar cualquier acción sin previa dirección y de manera espontánea. Jhosy JimenezRequiere cierto dominio técnico. Igual en el teatro, la danza, la poesía, o una disertación sobre un tema “X”, así como en un sinnúmero de tareas.

Semánticamente es realizar algo sin haberlo preparado con anterioridad. Es hacer frente a situaciones inesperadas con una respuesta apropiada, lo cual implica flexibilidad, adaptación, rapidez, atrevimiento, inmediatez, confianza en sí mism@…Es un plus en cualquier profesión u oficio poder tener ésta herramienta o valor añadido.

Sin embargo, no siempre se puede vivir al compás de la improvisación. Cuando se madura se va adquiriendo terreno en el área de la seguridad y control de las cosas, por eso ya no encaja tanto la espontaneidad, y la improvisación se reserva para momentos puntuales.

La experiencia va marcando un ritmo que incluye aspectos como la constancia, lo metódico, lo organizado y sistemático frente a los compromisos de tipo laboral, académico e incluso en lo familiar. Y no por ello perder la eficacia, la innovación ni la creatividad.

¿Qué pasa cuando se improvisa en el trabajo?

Si es un trabajo en solitario, pueda ser que tenga éxito o no. No se puede asegurar que salga del todo bien y a tiempo.

Si se trata de un trabajo grupal o compartido con “un otro”, las cosas cambian. Si uno improvisa sin el acuerdo del otro se está tomando la libertad de obviar el pacto inicial por el que las personas se reunen en torno a un proyecto; es desconocer que un trabajo se requiere coordinación de acciones para ejecutarse de manera impecable.

Las acciones y movimientos de un proyecto conjunto necesitan de una estructura y de sincronización para realizarse. El hacer todo con prisas, corriendo, a último minuto, como universitarios preparando exámenes un día antes (sin desmerecer que pueden tener éxito con éste hábito tan arraigado entre la población universitaria), con retrasos, sin dormir, con noches en vela (sin desmerecer igualmente a los noctámbulos que producen mejor de noche que de día), puede dar como resultado un trabajo chapucero (de baja calidad). Y hasta puede surgir un “atasco” (impasse) como consecuencia de la desorganización y el caos. Todo esto representa un velado desprecio y falta de respeto hacia el tiempo y expectativas “del otro” o de los otros…según el caso…Y claro no hay derecho!…es lo que de inmediato acude a la mente de quien no puede con las improvisaciones…

blackjack-y-dadosQuizás sea por éste fenómeno de la improvisación, que existen gobiernos, instituciones públicas y privadas que van azarosamente, surcando océanos en barquitos de papel, teniendo los recursos suficientes para empezar por la estructura de un barco de verdad que asegure que se llegará a buen puerto sin sucumbir a las tempestades del camino.

Cuando se organiza, planifica y se considera el factor tiempo como común denominador de las acciones, se pueden realizar comprobaciones, repetición de procedimientos y subsanación de errores que aumentarán la calidad del producto final.

Esta nota va dirigida especialmente a aquellas personas que se siente capaces de hacer todo en la vida por la vía de la improvisación,  o del azar…y bien por ell@s!… Pero que sepáis que no siempre os saldrá bien y que más de “un otro” quedará decepcionado por vuestra calidad personal o profesional.

 

Lilian Suárez B.

http://www.tiempoterapeutico.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: